Durante toda su vida, el fallecido actor estadounidense, Robin Williams donó su tiempo, dinero y fama a más de 50 organizaciones y causas de beneficencia, según Look to the Stars, un sitio web que compila las obras de caridad de las celebridades.

Una de sus iniciativas más importantes fue la recaudación de fondos para la institución St. Jude Children’s Research Hospital. Williams comenzó a aparecer en comerciales y anuncios de servicio público para el hospital en 2004.

Williams nunca cobró por su participación en ninguno de los eventos o actividades. “Cada vez que tenía la oportunidad de conocer a los pacientes y familiares lo hacía. Cuando tienes a una persona del calibre de Robin, ayuda a que los niños enfermos se olviden de sus enfermedades por un rato”, señaló Kelly Schulz, vicepresidenta de comunicaciones de St. Jude.

Ese mismo año, Williams se unió a la junta directiva de la Fundación Christopher & Dana Reeve, que recauda dinero para la investigación de lesiones en la médula espinal. Williams estuvo en la junta durante cuatro años.

Ahora, la casa Sothebys anuncia que subastará el próximo 4 de octubre en Nueva York obras de arte contemporáneo y otros objetos que pertenecieron al popular actor.

Serán piezas que por décadas coleccionaron el actor, que cautivó audiencias por décadas, y su esposa por más de veinte años, la productora de cine y filántropa Marsha Garcés Williams, con la que tuvo dos hijos.

La subasta “Creating a Stage: The Collection” incluirá más de 40 relojes de la colección personal del protagonista de “Mrs. Doubfire”, bicicletas, así como arte contemporáneo.

También una escultura de la artista franco-estadounidense Niki de Saint-Phalle y arte callejero del inglés Bansky, así como guiones autografiados, premios, vestuario relacionado con sus carreras y muebles, entre otras piezas, indica el comunicado de la casa de subastas.

Una porción del dinero que se recaude de la venta será destinado a fundaciones por las que abogaban Marsha y el famoso actor, entre ellas The Julliard School, Wounded Warrior Project, la Challenged Athletes Foundation y la Dana Reed Foundation.

Robin Williams se suicidó en el 2014, a los 63 años de edad, dejando atrás una prolífica carrera que incluyó los filmes “Good Will Hunting”, que le valió su único premio Oscar en 1988.

Tampoco su público se olvida de “Good Morning Vietnam”, su primer candidatura a un Oscar en 1988, “El rey pescador”, “Dead Poets Society” o “Jumani”, entre otras.

Noticia con información de: www.ellatinoonline.com