Venezuela firmó este miércoles el protocolo de refinanciamiento de la deuda externa con Rusia, según informaron los organismos financieros de ambas naciones. Así lo confirmó el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, a través de su cuenta de Twitter

“Por instrucciones del presidente de la República, Nicolás Maduro suscribimos con el viceministro de Finanzas de Rusia, Sergei Storchak, el protocolo para el refinanciamiento de nuestra deuda soberana con Rusia. ¡Venezuela avanza hacia la recomposición de su deuda externa, en beneficio de su pueblo!“, informó Zerpa.

La información también fue confirmada por el Ministerio de Finanzas ruso, que sostuvo que el monto de la deuda consolidada asciende a 3.150 millones de dólares, así como que el nuevo plazo de vencimiento de la deuda determina pagos durante diez años (en los primeros seis años los pagos serán mínimos).

El alivio de la deuda” como resultado de la reestructuración acordada permitirá a Venezuela “asignar fondos para el desarrollo de la economía del país, mejorará la solvencia del deudor y aumentará las posibilidades de que a todos los acreedores se les devuelvan los préstamos otorgados a Venezuela”, indicó el Ministerio de Finanzas por medio de un comunicado.

La semana pasada, el ministro ruso de Finanzas, Antón Siluánov, afirmó que Venezuela había aceptado las condiciones para la reestructuración de su deuda propuestas por Rusia. En 2011 Moscú otorgó un préstamo a Venezuela de cuatro mil millones de dólares para financiar suministros de productos industriales rusos y en 2014 Caracas solicitó la prolongación del plazo del crédito.

Detalles

La reestructuración de esa deuda es una gota de agua en el endeudamiento de Venezuela, que alcanza los 150.000 millones de dólares. La deuda venezolana con Rusia incluye $ 6.000 pagados por adelantado por la petrolera semipública Rosneft a la venezolana PDVSA.

En el caso de China, su principal acreedor, los expertos estiman que las sumas ascienden a varias decenas de millones de dólares. Según el ministerio chino de Relaciones Exteriores, “el gobierno y el pueblo venezolano tienen la capacidad de gestionar de forma apropiada sus propios asuntos, incluido su problema de deuda”.

Las agencias de calificación S&P Global Ratings y Fitch declararon consecutivamente a Venezuela en default parcial, tras constatar que el gobierno había incumplido varios vencimientos al término del período de gracia de 30 días.

Las dos agencias adoptaron una decisión similar en relación al grupo petrolero estatal PDVSA, por haber demorado una semana en pagar dos vencimientos por un monto de $ 2.000. “Somos buenos pagadores a pesar de lo que digan las calificadores de riesgo, el Departamento del Tesoro, la Unión Europea y Donald Trump”, afirmó el martes el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez.

“Nos tiene sin cuidado, vamos a pagar en común acuerdo con los tenedores de los bonos”, agregó.

(Noticia con información de telesurtv.net / el-nacional.com)