En medio de los recientes ataques terroristas en Europa, se pone en tela de juicio los niveles de seguridad entre un país y otro, luego que un joven de 23 años viajara desde Londres hasta Berlín con el pasaporte de su novia. 

El británico, se percató de su error cuando aterrizó el avión en Alemania. El incidente prendió las alarmas sobre las fallas en los controles de los aeropuertos. 

La historia va de la siguiente manera, Michael Randall y su novia Charlotte Bull habían llegado de unas vacaciones en Francia y al día siguiente el joven debía viajar a Alemania para ver una carrera de motociclismo. 

En la mañana, Randall tomó el primer pasaporte que encontró en la mesa y partió hacia el aeropuerto de Gatwick en Londres. 

Según indica Independent, el hombre pasó todos los controles de seguridad y más tarde mostró el documento a la tripulación de cabina y nadie notó que no era su documentación, sino el de su novia. 

A pesar de los controles migratorios, el británico voló desde el aeropuerto londinense de Gatwick hasta Berlín utilizando el pasaporte de su novia por error. Según el medio local Daily Mail, el joven se percató que no llevaba su documentación cuando aterrizó el avión en Alemania y recién allí notificó a las autoridades del incidente. 

Randall asegura que sólo se dio cuenta del error cuando iba llegando a Berlín y que luego de bajar se lo comunicó a las autoridades alemanas, que mantuvieron retenido durante 90 minutos y lo dejaron quedarse en la ciudad con una visa de un día. 

El joven logró no sólo atravesar todos los controles de seguridad del aeropuerto, sino que además pasó sin problemas el embarque de la aerolínea low cost EasyJet. Una vez en suelo alemán, el joven -que no posee ni siquiera el mismo color de pelo que su pareja- se quejó sobre la actitud agresiva que tuvieron las autoridades alemanas con él. 

Con el pasaporte de su novia, Charlotte Bull, el británico le explicó a los periodistas que fue “indignante” lo lejos que pudo llegar sin su propia documentación. “EasyJet tuvo que haber chequeado el nombre en el pasaje, pero obviamente ni siquiera eso hicieron”, agregó. 

Randall, que trabaja para un equipo de Formula 1, debía trasladarse a Alemania para presenciar una carrera de motos. A su favor, uno de sus compañeros que también tenía que viajar, logró llevarle su pasaporte un día después. Mientras tanto, las autoridades alemanas le dieron un permiso para permanecer en el país hasta que llegara su documento. “Fue un terrible incumplimiento de seguridad“, expresó el joven, quien resaltó que no pueden suceder errores así “en los momentos aterradores que vivimos”, haciendo referencia a la amenaza terrorista que azota a Europa. 

Noticia con información de: www.tn.com.ar, www.publimetro.cl