En las redes sociales  el argumento es igual de fuerte, ello a causa de que los anuncios no regulados y de origen incierto tratan de influenciar a los votantes previo al referendo programado para el viernes que podría darles a las mujeres irlandesas el derecho a interrumpir su embarazo por primera vez en la historia de la nación.

La emotiva campaña dio un giro este mes cuando Facebook y Googleimpusieron restricciones o eliminaron anuncios relacionados con el referendo. Fue la respuesta más reciente ante una preocupación internacional por el papel que juegan las redes sociales para influenciar campañas políticas, desde los comicios presidenciales de Estados Unidos hasta la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

“Debido a la total ausencia de cualquier regulación en las campañas de las redes sociales en Irlanda, alguien en este momento puede destinar cualquier cantidad de dinero, desde cualquier parte del mundo, con cualquier mensaje y no hay nada que nadie pueda hacer al respecto”, indicó.

El papel de la publicidad en línea durante las elecciones está bajo escrutinio luego de que se dio a conocer que grupos rusos compraron anuncios en plataformas como Google y Facebook para tratar de influenciar las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016. Muchos de los anuncios estaban dirigidos a sembrar confusión, molestia y conflicto entre los estadounidenses a través de mensajes sobre temas ríspidos.

Pocos temas son más emotivos que el aborto, sobre todo en la mayormente católica Irlanda. Pese a que el país crecido en cuanto a diversidad y liberalismo y el electorado votó a favor de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2015, se prevé que la votación sea cerrada. La campaña está siendo supervisada, y en algunas ocasiones influenciada, por grupos en contra de la interrupción del embarazo en Estados Unidos y en otras partes del mundo.

Noticia con información de: debate.com.mx