El uso de las redes sociales es un fenómeno al que no puedes escapar, muy probablemente tú formas parte ya de algunas de ellas, y crees que las manejas bien, sin embargo; recuerdas lo sencillo que era para ti, en comparación con tus padres, aprender a manejar dispositivos como la TV y el DVD o incluso la misma PC.

Tú naciste rodeado de este tipo de dispositivos, eran algo cotidiano para ti, mientras no tanto para tus padres. De igual manera sucede con las redes sociales y el internet para tus hijos, es natural para ellos, como caminar comer y respirar, solo una cosa más de su día a día.

Ahora bien a diferencia de la TV, tú no puedes programar el internet y las redes sociales para que tus hijos vean solo lo adecuado, así que aquí se comienza a complicar un poco el tema, sobre todo cuando intentamos responder a la pregunta sobre cómo proteger a nuestros hijos de las redes sociales.

Y acá debes ser muy cuidadoso, porque en mi experiencia personal, he leído todo tipo de barbaridades de personas que pretenden dar consejos sobre este tema con un desconocimiento total sobre el asunto.

Locuras como hazte amigo de tus hijos en facebook, revisa sus configuraciones de seguridad y coloca la computadora en la sala, me han causado una mezcla de gracia y temor al leerlas en varios blogs.

Como especialista con varios diplomados en redes sociales y marketing digital, te advierto que realmente nada de eso sirve para absolutamente nada, a menos que tu niño tenga algo así como 7 años de edad.

Tu hijo pronto descubrirá que puede crearse tantos perfiles como quiera en las redes, así que con mostrarte uno tal cual y como tu equivocadamente, lo obligas a hacer, será suficiente para despistarte, mientras por otra parte el tiene dos, tres o sabe Dios cuántos más.

Lo de la computadora en la sala… ni hablar… hoy en día puedes acceder a internet y las redes sociales, casi que desde un vaso con agua, así que será muy poco lo que puedas controlar con esta tontería con la que solo conseguirás quedar como el padre de las cavernas.

El problema acá es el enfoque equivocado del tema; no se trata de protegerlo de las redes sociales, sino de la carga de información a la que puede tener acceso hoy en día desde que apenas abre los ojos.

Y la base de todo esto es la confianza y el respeto, no necesitas convertirte en un policía torpe que todo lo quiere controlar, debes construir una relación con tus hijos basada en la confianza, enseñándoles de primera mano cómo debe utilizar el internet y las redes sociales.

Por ejemplo, explícale qué sucede con las fotos que postea, y como jamás se borran de la web una vez publicadas, enséñale a no confiar en ciber desconocidos, ya que no sabes quién puede estar del otro lado del perfil y déjale ver que la internet no es un lugar seguro para los poco precavidos; ya que te pueden ocurrir cosas malas o buenas, todo depende de ti, como todo en la vida.

Saldrías a caminar solo de madrugada por la calle más peligrosa de la ciudad acompañado de un desconocido que puede ser un criminal, probablemente te responda que no, pues internet se puede convertir en esa calle oscura sino te cuidas.

Pero si le enseñas a tus hijos valores sólidos y maneras adecuadas de enfrentar la vida, junto a una elevada dosis de confianza en ti, no debes tener ningún problema, después de todo son esas las herramientas con las que tú has salido airoso de las redes sociales, porque apuesto que tus padres no te enseñaron a utilizar facebook… o me equivoco.

Parte del tema es aprender un poco más sobre tecnología, a revisar los historiales de navegación por ejemplo, cuando esté fuera de casa, no le permitas tener usuarios privados en la PC y controla la cantidad de tiempo que pasa sentado frente a la computadora ociosamente, sobre todo en horas de la madrugada.

Pero fuera de esto es poco lo que puedes hacer, a nivel tecnológico, el truco acá está en una crianza de calidad, en los valores y una vez más en la confianza, recuerda que si tu hijo no te lo cuenta, será muy difícil que las redes sociales sí te lo vayan a contar…

Foto: Pixabay