Al menos 29 personas murieron y otras 17 resultaron heridas en un bombardeo de la coalición árabe, contra un hotel en Yemen, capitaneada por Arabia Saudí. El ataque fue en una zona rural de la provincia yemení de Saada (norte), controlada por los rebeldes hutíes, informaron testigos a Efe. 

El ataque destruyó el hotel, ubicado en las inmediaciones de un mercado popular en la zona de Suhar, localidad ubicada cerca de Saada, uno de los fortines de los insurgentes hutíes, de credo chií y que, según la coalición árabe, reciben apoyo de Irán. 

El movimiento popular yemení Ansarolá ha destruido tres vehículos blindados saudíes cerca de la frontera, informan medios de comunicación locales. 

Imágenes divulgadas el martes muestran cómo los combatientes de Ansarolá lanzan misiles guiados contra dos camionetas y un vehículo blindado BTR junto a la frontera sureña de Arabia Saudí. 

Por otra parte, más de 180 mercenarios saudíes resultaron muertos y heridos en enfrentamientos con las milicias populares en el este de Saná, la capital yemení. Se trata de la peor derrota de las fuerzas saudíes ante los combatientes yemeníes en una semana. 

La fuente dijo que todas las víctimas eran hombres, pero no aclaró si eran civiles o combatientes hutíes, que desde 2010 controlan Saada, provincia fronteriza con Arabia Saudí. 

La coalición árabe interviene militarmente en el Yemen desde marzo de 2015 en apoyo al Gobierno del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, reconocido internacionalmente, y en contra de los rebeldes hutíes, que controlan la capital, Saná, y amplias zonas del norte y oeste del país. 

Casi todas las víctimas eran civiles, según la Media Luna Roja de Saná, que envió seis ambulancias. Su responsable, Husein al Tauil, dijo a France Presse que habían retirado 35 cuerpos y evacuado a trece heridos. Sin embargo, la gobernación de Saná –en manos de los hutíes– dijo que había 45 “mártires”. 

Noticia con información de: www.lavanguardia.com, www.elperiodico.com