Robert Mugabe, presidente de Zimbabue, negó haber renunciado al poder, que asumió desde hace 37 años, durante una reunión con los generales que tomaron el control de Herrare, capital del país.

Una fuente cercana a los militares confirmó que el dialogo entre el mandatario y los militares se celebró luego de que los soldados bloquearan rutas claves, tomaran el control de la televisón estatal y detuvieran al veterano líder. “Se reunieron estes jueves. Negó haber renunciado, creo que intenta ganar tiempo”, declaró dicha fuente en condición de anonimato.

La primera aparición 

Mugabe, reapareció este viernes ante los medios de comunicación en la ceremonia anual de graduación de la Universidad de Harare.  Es la primera vez que Mugabe hace acto de presencia en un evento público desde que las Fuerzas Armadas se levantaran contra de su Gobierno y tomaran el poder desde el pasado martes.

Mugabe compareció en la ceremonia, que forma parte de su tradición anual como dignatario nacional, sin la compañía de su esposa, Grace Mugabe y custodiado por efectivos militares.

Las Fuerzas de Defensa de Zimbabue aseguraron al diario The Herald (medio local) que “se han logrado avances significativos en su operación para eliminar criminales en torno al presidente” y agregaron que ellos llevaron a algunos de los criminales a la justicia aunque algunos todavía estaban el libertad.

El presidente de 93 años continúa bajo arresto domiciliario, aunque según los militares “han habido progresos significativos para dar salida a la crisis, al tiempo que aseguraron que mantienen negociaciones con enviados del Gobierno de Sudáfrica, entre otros.

Mugabe había anunciado su intención de presentarse a las elecciones presidenciales previstas para 2018. La ex presidenta Joice Mujuru agregó que hace falta llegar a un acuerdo de transición para la recuperación económica y la reforma electoral. Según analistas, los militares están determinados a salir rápidamente de la crisis.

 

 

(Noticia con información de AFP, Telesur EFE)